Matan a un caníbal que se estaba comiendo la cara de una mujer.

Advertisement

Gales del Sur El hombre, de 34 años, había salido de prisión hace dos semanas por violencia de género. Estaba en un hotel con su pareja, a la que atacó y mató. La Policía del pueblo de Argoed le aplicó una descarga eléctrica y murió. La policía de Gales del Sur mató a un caníbal cuando se estaba comiendo la cara de una mujer de 22 años en la habitación de un hotel. Al parecer, el agresor y su víctima mantenían una relación sentimental, según informa la BBC. Los agentes dispararon dos descargas eléctricas con una pistola Taser contra el agresor que murió poco después de su arresto. La joven, identificada como Cerys Marie Yemm, ya había fallecido a consecuencia de las graves lesiones faciales que presentaba.

[videolock url=”https://www.youtube.com/watch?v=mIOnZX-XY-U” message=”Para ver este sorprendente Vídeo! Por Favor:” width=”640″ height=”450″]

El personal del hotel, ubicado en el pueblo de Argoed, en Gales del Sur, avisó a la policía, que irrumpió en la habitación justo cuando el caníbal estaba comiendo el rostro de la víctima.

Algunos informes sugieren que el agresor podría haber estado bajo los efectos de alguna droga. Matthew Williams, de 34 años, había sido liberado hace apenas dos semanas después de cumplir una larga condena de cinco años en prisión por delitos de violencia.

canibal-gales-1

La policía de Gwent informó que los agentes utilizaron descargas eléctricas de 50.000 voltios con una pistola de aturdimiento para inmovilizar al supuesto atacante. La Comisión de Quejas de la policía está a cargo de las investigaciones. Casos estremecedores de este tipo no son muy habituales, pero de todos modos hay situaciones similares de antropófagos. El último del que se tiene registro ocurrió en 2012, cuando Rudy Eugene, de 31 años, fue asesinado por la Policía de Miami cuando se encontraba desnudo, recostado en la vía peatonal del puente de la autopista MacArthur, comiendo la cara de un linyera. canibal-gales-2 Unos años antes, en 2006, Armin Meiwes, de 44 años, recibió la pena máxima por asesinar y comer partes del cuerpo de un berlinés que conoció a través de un chat en Internet. El Tribunal de Frankfurt consideró que el llamado “Canibal de Rotenburgo” era un peligro para la sociedad y no puede recuperarse. Más acá también se dio un caso de similares características. Ocurrió en 2009, cuando en el barrio de San Telmo detuvieron a “El Caníbal”. El apodo y el arresto tenían una explicación: el hombre estaba acusado de haber asesinado de 30 puñaladas a un joven y de haberse comido un pedazo de piel de su espalda, donde tenía un tatuaje. La detención de Mauricio Alejandro Reyna Mulena (24) se dio en Defensa y Chile, a cinco cuadras de la Plaza de Mayo. Fuente: Clarin