Conocé la conmovedora historia del hombre que nació con la cabeza para atrás

Advertisement

Se trata del brasileño Claudio Vieira de Oliveira, de 37 años, que padece una enfermedad llamada artrogiposis múltiple congénita que afecta a uno de cada tres mil niños que nacen:
Para Oliveira llevar a cabo tareas tan simples como cambiar de canal o comer resultan casi imposibles. Y es que este hombre de 37 años, que vive en Montse Santo, Brasil, cuenta con varias dolencias que hacen que sus brazos y sus piernas estén gravemente deformados y le sean inútiles para desenvolverse en la vida diaria. Sin embargo, por lo que realmente ha saltado a la fama este brasileño  es por haber nacido con el cuello tan doblado hacia atrás que su cabeza queda suspendida boca abajo sobre la espalda.

La rara enfermedad que padece, llamada artrogriposis múltiple congénita, se da con poca frecuencia, pues afecta a uno de cada 3 mil nacimientos.

El calvario de Vieira comenzó desde que nació. Ya por entonces, los médicos dijeron a su madre que, debido a sus dolencias, el pequeño no sobreviviría más que unos pocos meses. “La gente empezó a decirme que el bebé iba a morir porque apenas podía respirar cuando nació. Algunos me decían que no le diera de comer, ya que iba a morir”, señaló la madre del brasileño.

Sin embargo, Vieira no falleció, y no sólo eso, sino que consiguió ademas aprender a llevar a cabo tareas, para él, de gran dificultad. “Sé encender el televisor, responder a mi teléfono móvil, encender la radio, usar Internet, lo hago todo por mí mismo”, destaca. Con todo, y debido a que no puede usar sus extremidades superiores, realiza todos estos trabajos con su boca y sus labios.

Su independencia es ahora tal que ha logrado graduarse como contador en la Universidade Estadual de Feira de Santana a base de trabajo y una inmensa voluntad. Desde entonces, se dedica -entre otras cosas- a viajar por el país contando su caso en todo tipo de conferencias. “A lo largo de mi vida pude adaptar mi cuerpo al mundo, no me veo a mí mismo como diferente, soy un persona normal. Una cosa que suelo decir en mis intervenciones es que no veo las cosas al revés. Es algo que siempre me preguntan. Además hoy en día es mucho mas fácil tratar con el público, no tengo miedo de que me traten como alguien diferente”, señala Vieira.